17 C
Córdoba Argentina
Domingo, septiembre 24, 2017

¿Qué es Schoenstatt?

Schoenstatt es una Familia organizada federativamente

Es “Familia de familias”. Unidos por la alianza de amor con María, sus miembros se saben y se sienten entrelazados por los lazos de su amor maternal y llamados a ser hermanos. Por eso, más que definirse como una organización, Schoenstatt se define como una familia, célula viva de una iglesia llamada a ser Familia de Dios. En una época de desintegración, de división, violencias y odio, quiere luchar con la Iglesia por la unidad de los hombres para hacer de nuestro mundo un mundo más fraternal, mas justo y humano.
La Familia de Schoenstatt cuenta con diversos tipos de comunidades de acuerdo a la forma y grado del compromiso apostólico comunitario y de autoformación de sus miembros. Sus tipos fundamentales son: sus Institutos Seculares (6), las Federaciones apostólicas (7), las Ligas Apostólicas diocesanas (11) y el Movimiento popular y de peregrinos. Fuera de los Institutos que están organizados a un nivel internacional, todas la otras comunidades de Schoenstatt poseen una marcada organización diocesana, a disposición de la Iglesia local en lugares donde está presente.
Estos diferentes tipos de comunidades y formas de pertenecer a Schoenstatt manifiestan el espíritu del Fundador que quería que en Schoenstatt se diera una gama tan amplia de posibilidades de integrarse a él como las tiene la misma Iglesia: Schoenstatt quiere acoger a cada persona en su propia originalidad.

Schoenstatt es un movimiento de Iglesia
Schoenstatt es un movimiento nacido en el seno de la Iglesia y al servicio de ella. Por ser un movimiento profundamente mariano, Schoenstatt ha querido caracterizarse, como su fundador, por un marcado amor a la Iglesia, de la cual María es Madre y prototipo. Se siente y quiere ser parte viva de la Iglesia y colaborar activamente en la realización de una misión posconciliar. Su carácter mariano lo lleva fomentar la unidad de la Iglesia: Junto con entregar al Pueblo de Dios los dones que ha recibido, Schoenstatt desea a la vez acoger y dejarse fecundar por la vida que Dios suscita en otras comunidades y movimientos de Iglesia. Busca así aunar fuerzas y fomentar su coordinación para que la iglesia entera sea alma del mundo nuevo.

Schoenstatt es un movimiento de renovación religioso-moral del mundo en Cristo Jesús
Es un movimiento apostólico de renovación. No es una comunidad vuelta hacia sí misma, sino que posee un marcado carácter apostólico. Quiere despertar en sus miembros el impulso apostólico y educarlos para el compromiso en su medio y allí donde les sea posible actuar como fermento en la masa.
Como movimiento de renovación y apostólico, Schoenstatt es un movimiento de educadores y de educación de la fe. La acción que ejerce María en el santuario tiene como finalidad dar a luz espiritualmente a Cristo en cada persona y en cada comunidad, hacer que El tomo forma en nosotros hasta que logremos la madurez como cristianos adultos en la fe. Esta acción de María –que debe contar con nuestra activa cooperación- conduce a una profunda renovación religioso-moral personal, la cual es base, motor y seguro de la transformación de la sociedad y de las estructuras que la conforman.

Schoenstatt es un lugar de gracias
Esto es lo esencial y constitutivo del Movimiento de Schoenstatt. Antes que ser un movimiento de ideas o una organización, es un lugar de gracias original. El corazón de Schoenstatt es la alianza con María en el santuario. Allí, María, la Madre y Reina Tres Veces Admirable, ha establecido su “taller” de educadora; allí acoge y transforma a sus hijos y desde allí los envía como apóstoles al mundo.
Schoenstatt, como lugar de gracias, ha llegado a ser centro de un amplio y universal movimiento de peregrinos, donde miles de personas buscan en María la fuerza de la gracia de Cristo, la luz de la fe para ver su vida según el plan de Dios y el impulso y la energía para su compromiso apostólico.